Buscador interno

Guía de Zaragoza
Portada

Taller HOBBY
Taller Hobby


Taller de Hobbies - Un bonito cuadro partiendo de una foto. -

- Fase 1 -

Pintar el cielo y el edificio situado a la izquierda de la Basílica.-

Primera Fase

En esta Fase prepararemos el entorno de trabajo, y pintaremos el Cielo y el edificio situado a la izquierda de la Basílica.

Conviene, para preparar convenientemente nuestro entorno de trabajo, crear un margen en torno a la totalidad de la imagen. En mi ejemplo este margen lo he dejado en el mismo azul del cielo, aunque podría haber sido blanco u otro color cualquiera. Es importante dejar este margen, dado que cuando ha de pintarse zonas coincidentes en sus bordes, éstos limitan con las zonas de Herramientas o Barras de Desplazamiento del área de trabajo, lo que entorpece mucho trabajar en estas zonas. Con este margen evitamos dichas molestias. (Si tienes dudas de cómo se hace esto, queda explicado en el primer tutorial de esta Sección)

En este margen podemos fabricarnos una útil Paleta de Colores a la que recurrir en busca de un color determinado, o realizar mezclas. Si te acostumbras a hacer esto desde el principio, verás que se hace casi imprescindible.

Otro detalle muy importante: Nunca pintes directamente en la foto original. Haz una copia y trabaja en ella. Igualmente conviene hacer copias de seguridad a medida que se avanza en el trabajo, en previsión a que nos equivoquemos o que el resultado obtenido en alguna etapa determinada no llegue a gustarnos.

- Pintar el Cielo -

Pintando el cielo

Una técnica muy recomendable al pintar cualquier zona, es comenzar por "recortar" los límites. Es decir, bordear el contorno de su perímetro con un pincel fino. En este caso el contorno lo forman los límites de la imagen y la silueta del resto de elementos, tal como las torres de la basílica.


Pintando el cielo

¿Porqué comenzar pintando el cielo?.- Existe una pauta a seguir, que yo considero una norma fundamental a la hora de pintar un cuadro, sea cual sea la técnica empleada, y es la de pintar siempre desde atrás hacia delante. De tal forma que cuando debamos pintar cualquier elemento que esté por delante de otro, sus límites quedarán recortados a la perfección. En este caso, cuando llegue el turno de pintar las torres, podremos (y debemos hacerlo) pintar sus límites montando un poquito sobre el cielo. Si lo hiciéramos al contrario, es decir, pintar las torres y después el cielo, tendríamos serios problemas para dejar un recorte perfecto.


Pintando el cielo

Rematamos este proceso cubriendo la totalidad de la superficie del cielo. Para facilitarnos la tarea, utilizamos un pincel más grueso.
Si quisiéramos pintar alguna nube, este sería el momento perfecto para ello.


Pintando edificio lateral

Finalizado el cielo, y rompiendo de manera excepcional la pauta de pintar desde atrás hacia delante, voy a trabajar el edificio lateral de la Basílica. Digo que rompo la pauta, ya que debería pintarse antes que este tejado la torre que queda detrás suyo. Sin embargo, es un detalle poco relevante pues el tejado es un elemento irregular y poco definido que perfectamente podré luego corregir.
Fíjate que sigo utilizando la técnica del "recorte" para pintar el tejado. Éste se pinta en tres etapas. Primeramente cubro la superficie en su totalidad con un tono oscuro (no negro). En este caso un tono marrón o tabaco, que hará de fondo.


Pintando edificio lateral

Continúo pintando hileras verticales en un tono marrón claro o cobrizo. Para ello utilizo en estilo de dibujo la opción "líneas" en vez de "libre". Dicha opción se selecciona donde he marcado con una flechita.
Esta operación tiene como finalidad pintar hileras de tejas, por lo tanto conviene ser muy cuidadoso en ello y procurar dejar separaciones entre una y otra, más o menos homogénea.
En lo que respecta a los extremos no es muy importante que nos salgamos un poquito o no lleguemos al límite, ya que esto lo corregiremos luego.


Pintando edificio lateral

Hecha esta operación comprobamos el resultado ajustando la escala visual en torno al cien por cien, es decir, escala uno, que nos permitirá apreciar el conjunto a tamaño real en el caso de que queramos luego imprimirlo a su tamaño (70 x 50 centímetros aproximadamente).
Esta comprobación suelo hacerla muy a menudo, ya que lo habitual es estar trabajando en escalas muy ampliadas como puedes ver en las imágenes que incluyo.
Para estos menesteres la rueda del ratón nos facilita ampliar y reducir el tamaño de visión, según giremos en uno u otro sentido.


Pintando edificio lateral

La tercera etapa del tejado consiste en simular tejas sobre sus hileras.
Para ello podría hacerse utilizando por supuesto un color más claro y un pincel configurado con los bordes difuminados. Pero esto conduciría a un efecto demasiado uniforme, y en la realidad, las tejas tienen distintos matices e intensidades de color.
Así que para ello, recurro a otra herramienta: La de Aclarado o Aumento de luminosidad. (Seleccionable desde donde te indico en el gráfico).
Hay que ser cuidadoso en su empleo, pero el resultado obtenido imita bastante bien una superficie cubierta por tejas. Obviamente damos pinceladas cortas y puntuales, repartidas de forma irregular.
El efecto óptico al contemplarlo en escala uno es perfecto.


Pintando edificio lateral Foto de apoyo

Terminamos el tejado pintando las chimeneas. Tampoco es preciso esforzarse en aplicarles demasiado detalle, a fin de cuentas en este caso sólo forman parte de un decorado, no de un motivo principal.

Llega el turno a la fachada del edificio. Pero antes de continuar, quiero aclararte un detalle:
Te habrás fijado que en la línea inferior de la pantalla del programa, donde se muestran las miniaturas de los archivos abiertos, hay dos. Uno el que estoy trabajando. El otro lo tengo a mano por dos razones:

Una, porque la foto es de mejor calidad y en ella puedo apreciar determinados detalles en las torres que en la foto que trabajo no llegan a verse.

La otra razón, y es por la que ahora la tengo a mano, es para extraer colores que necesito aplicar con ayuda de la herramienta pipeta.

Es una costumbre muy recomendable que, siempre que se pueda, dispongamos de más fotos del motivo que estemos pintando, al objeto de tener una muestra más clara de ciertos detalles y colores. Para extraer colores es preferible obtenerlos de una foto hecha en un día nublado, ya que un color iluminado directamente por el Sol nos dará una intensidad muy distinta, al igual que si se extrae de las zonas de sombra.

Bien. Hecha esta salvedad, continuamos con el trabajo. Una vez obtenido el color deseado para la fachada, comienzo por trazar líneas rectas, tanto para el recorte del perímetro de la fachada, como para marcar las ventanas y balcones.


Pintando edificio lateral

Observa que las líneas trazadas pasan por encima de los árboles. No ha de importarnos puesto que luego cuando los pintemos cubriremos estas líneas con ellos. Ahora lo que nos interesa de verdad es crear una horizontabilidad perfecta para las distintas ventanas y que éstas queden bien alineadas.

Procedo a continuación a marcar los huecos de las ventanas. Me oriento para ello más o menos por donde llegan a apreciarse, pero como no son visibles perfectamente, opto por distribuirlas arbitrariamente pero dotándolas de un tamaño similar así como de una separación entre ellas uniforme.


Pintando edificio lateral

Hago lo mismo con los balcones. Termino cubriendo la totalidad de la fachada, y remato el tejado con ésta aplicando un sombreado suficientemente amplio como para dar la sensación de que allí hay un alero. El límite de la sombra con la fachada la difumino para eliminar un contraste alto que daría lugar a una falsa iluminación.

Y hablando de iluminación, por el momento no tengo prevista aplicar una en concreto que me obligaría a agregar las sombras para adaptarlas a ella. Por el momento, y hasta finalizar todo el cuadro, me limitaré a crear una iluminación cenital con ligera inclinación. Es decir, luz solar desde arriba. Luego, ya estudiaré este tema y, llegado el caso de decantarme por una iluminación lateral, bastará con sombrear las zonas precisas.


Pintando edificio lateral

En este paso centramos la atención en las filas de ventanas y balcones. Como lo más importante es su alineación y homogeneidad en dimensiones, dibujo una línea recta (en tono negro para que destaque bien) tanto por encima como por debajo de unos y otros.
El objetivo de esto es facilitar su pintado, ya que necesito ampliar mucho esa zona para pintar una por una las ventanas. Así con estas líneas limito hasta dónde debo pintarlas.


Pintando edificio lateral

Cubro de negro los huecos correspondientes de las ventanas y balcones.
Tarea relativamente rápida. Tan sólo debo extremar el cuidado de respetar los límites establecidos. Una vez finalizado, borro las líneas de limitación pintándolas con el mismo color de la fachada.
Podría perfectamente haber pintado las ventanas y balcones sin necesidad de estas líneas, pero consideré necesario asegurar la alineación.


Pintando edificio lateral

Para dar un toque de realismo a ventanas y balcones, doy pinceladas sobre el negro de los huecos de forma aleatoria que simularán ser reflejos de los cristales. El color utilizado para esto en ventanas es un azul más claro que el del cielo. Como se trata de dar toques suaves, configuro la intensidad de impresión de forma muy tenue.


Pintando edificio lateral

A los huecos de los balcones, que quedan en un plano inferior al de las ventanas, aplico también pinceladas en color verde, ya que a esa altura se encuentran las filas de árboles y, es evidente que éstos se ven reflejados.


Pintando edificio lateral

Llega el momento de pintar los marcos de ventanas y balcones. Quiero que sean visibles pero no que destaquen en exceso. De manera que huyo del blanco y utilizo un granate que contraste adecuadamente con el color de la fachada. Hubiera utilizado un tono marrón, pero combinado con el de la fachada o quedaba muy claro o demasiado oscuro. El granate al contemplarlo en conjunto y a escala uno, aparenta un marrón muy aceptable.
Naturalmente que esta percepción de color es bajo mi punto de vista, y no significa que sea el más adecuado. Opino que cada autor es libre de aplicar los colores que crea más convenientes bajo su gusto personal.


Pintando edificio lateral

Con esta etapa doy por finalizado el trabajo en este edificio.

Me he extendido bastante en la explicación de los distintos procesos o etapas, porque básicamente se rige por los mismos principios que el resto de elementos del cuadro, a excepción de los árboles que llevan otro proceso distinto, como verás cuando lleguemos a ellos.
En las sucesivas fases centraré las explicaciones en lo que considero más destacable.


www.hobbyocio.com