Portada
www.hobbyocio.com

Volver a Iicio
Abrir Callejero
Abrir Fiestas
Abrir Qué Ver
Estás en Historia
Abrir Folklore
Contacta Con el Webmaster
Evolución del Nombre
Zaragoza hoy
Zaragoza hoy
Salduie
SALDUIE
Caesaragusta
CAESARAGUSTA
Cesaracosta
CESARACOSTA
Saraqusta
SARAQUSTA
SALDUIE

Para entender mejor la evolución de Zaragoza durante sus más de dos mil años de historia, hay que retroceder en el tiempo situándonos justamente cuando Roma lleva a cabo, lo que podríamos llamar primeros contactos con Salduie.

Los romanos no encontraron el territorio del Valle Medio del Ebro como suelo virgen, sino que ya estaba ocupado por tribus nómadas que habían establecido campamentos estables. Contrariamente a lo que se dice, de que Salduie estaba formado por asentamientos Celtas, no pudo ser así puesto que la llegada de Roma a Hispania fue motivada por su persecución a las Tribus Celtas; por consiguiente de haberlas encontrado habría tenido lugar un enfrentamiento armado, y esto no ocurrió.

Lo que sí sucedió fue que entablaron relaciones amistosas con los habitantes que encontraron al llegar, persiguiendo alcanzar una alianza con el objetivo de compartir suelo. Roma aportaría su civilización y cultura a los nativos, y éstos a cambio, aportarían mano de obra y hombres con los que nutrir el ejército romano que se asentaría en esta parte de Hispania.

Aunque para entrar en la cultura romana propiamente dicha, pasaron muchos siglos previos. Tantos que aún no es posible establecer fechas ni siquiera en aproximación. Lo más que puede argumentarse es que en Zaragoza hubo presencia humana desde finales de la Edad de Bronce.

Según afirman algunos autores, existen pruebas documentadas de una población del Siglo VII a. de Cristo; al menos en cuanto a descubrimientos arqueológicos se refiere, llevados a cabo en las inmediaciones a la desembocadura del río Huerva con el Ebro. No obstante esta presencia no es muy precisa, ya que lo descubierto es lo que aparentan ser los fondos o suelos de cabañas y chozas; poco más.

Los primeros en hablar de un asentamiento más estable, llamado Salduie, fueron los romanos; lo cita un texto de Plinio el Viejo, en el que se habla de que a mediados del Siglo III a. de Cristo, existía esta urbanización Ibérica, a la que denominó "Salduvia", y que indistintamente acepta los nombres de Saldubia, Salduva o Salduba.

Entrada Romana Avance romano por Hispania

La llegada de los romanos a Hispania fue progresiva y tardó en dominar el territorio bastantes siglos. Su entrada hacia el interior parte del Delta del Ebro que se forma en su desembocadura con el mar Mediterráneo. En sus inmediaciones ya fundó una ciudad que llamó Dertosa Tortosa en la actualidad. A partir de ese enclave, se cree que fue avanzando utilizando el río Ebro como ruta fluvial, apoyada probablemente por tierra, tanto como escolta como por ayuda al avance de las embarcaciones que serían remolcadas desde suelo firme, dada la fuerte corriente de agua y el viento que sin duda representarían serias dificultades.

Como ya se ha dicho, la llegada de los romanos fue a consecuencia de su implacable persecución de Tribus Celtas a quienes habían declarado una guerra sin cuartel. Allí donde Roma tenía noticias de que había asentamientos Celtas, de inmediato enviaba Legiones para combatirles y exterminarlos.

Estas persecuciones, dentro de Hispania, les llevaron hasta el mar Cantábrico. Se dice que allí las Legiones Romanas tuvieron muchos quebraderos de cabeza ante fieros guerreros a los que llamaron Vascones y Cántabros. Con ambos se vieron envueltos en guerras duras y sangrientas, que duraron tantos siglos como tardaron en asentar sus Campamentos militares. Se habla de los Siglos III y IV a. de Cristo, como inicio de estas guerras, que finalizarían bien entrado el Siglo I a. de Cristo cuando, según se dice, Roma obtuvo la victoria frente a los Cántabros.

Tal vez, el primer asentamiento romano convertido en una de las más importantes ciudades, fue "Tarraco" (hoy Tarragona), donde desembarcaban sus Legiones desde el Mediterráneo. De ahí el nombre aplicado a la Hispania dominada por los romanos "territorio Tarraconense o Terraconense".

Otras ciudades importantes fundadas por los romanos, fueron "Calaguris" (hoy Calahorra) y "Pompaelo" (hoy Pamplona).

El dominio de Roma en Hispania era ya importante. Entrado el Siglo I a. de Cristo, lo que era asentamiento Íbero-Sedetano, (Zaragoza) se convertiría en objetivo de posesión para las Legiones Romanas que fundaron un primer "Campamento Estacionario". Para ello entraron en amistad con los salduienses, a quienes ofrecerían su cultura a cambio de obtener de ellos (como se dijo antes) mano de obra para la construcción de nuevas infraestructuras, y hombres fuertes que, tras instrucción militar a cargo de oficiales legionarios romanos, nutrirían el ejército allí asentado.

César Augusto vio en Salduie un extraordinario enclave para destacar a sus Soldados Licenciados. Zona estratégica a nivel militar gracias al río Ebro como transporte fluvial, y al nudo de vías romanas por tierra que la dejaban relativamente cerca de la frontera norte y las otras ciudades ya fundadas (Calaguris y Pompaelo). Vio también un magnífico enclave para operaciones comerciales.

De manera que Salduie iba a convertirse en el asentamiento predilecto de Roma en Hispania. Se ocupó de que sus mejores oficiales obtuvieran las mejores propiedades. Roma consintió que se propusiera a la población nativa (salduienses) el ofrecimiento de recompensarles con el privilegio de concederles la consideración de ciudadanos romanos, con todos los privilegios que aparejaba, a cambio de su cooperación y colaboración en todo cuanto fuera preciso para la construcción de la Colonia.

Sin pensarlo dos veces, los salduienses aceptaron tal ofrecimiento. Ante ellos se abría la oportunidad de mejorar su calidad de vida con la llegada de una cultura y civilización tan superior. En poco tiempo la romanización de los nativos del valle medio del Ebro era un hecho.

Así pues, la Colonia se fundó con los soldados veteranos de las tres Legiones de César Augusto: Legio IV Macedónica, Legio VI Victrix y Legio X Gemina.

César Augusto
Monumento al fundador de la Ciudad, César Augusto.

Para que los soldados veteranos (licendiados) obtuvieran los privilegios de mantener su condición de ciudadanos romanos, libertad y exención del pago de impuestos a Roma, el asentamiento debería tener la consideración de Colonia Inmune; algo bastante difícil de obtener desde Roma. Sin embargo, se concedió tal consideración casi de manera excepcional. Tal vez el conceder al asentamiento la categoría de Colonia Inmune, se debiera a su fundador, ya que era ni más ni menos que el Emperador de Roma, César Augusto.

En poco tiempo la Colonia pasaba a la categoria de Ciudad. Y en honor a su fundador se le aplicó el nombre que haría de referencia a él; es decir, la bautizaron con el nombre de César Augusta, aunque al poco se transformó, probablemente por fonética, para llamarse Caesaragusta.


Subir
SUBIR