Buscador interno

Guía de Zaragoza
Portada

Historia de la ciudad - Zaragoza hoy

Haz Click en las fotos para verlas ampliadas

Excavaciones arqueológicas
Contar la historia de la ciudad de Zaragoza es remontarse a más de dos mil años. Historia que parte de la colonización romana.
No obstante, el datar una edad de dos mil años a Zaragoza, es erróneo, ya que estaríamos hablando desde la fecha de nacimiento de Cristo; cuando la llegada efectiva de los romanos a la Península, se remonta bastantes años más atrás; se habla del Siglo I a. de Cristo, pero sin duda sería bastante más tiempo, ya que es improbable que la entrada de las Legiones Romanas a la Península a través del río Ebro fuese rápida, puesto que las embarcaciones debían ser escoltadas y apoyadas desde tierra; e incluso remolcadas desde suelo firme para combatir la resistencia de la corriente del río y el viento que, es frecuente y fuerte en toda la cuenca del Ebro (el famoso Cierzo).
Si a esto se le añade la dificultad existente en el desconocimiento del terreno, que habría que ir explorando palmo a palmo, no es disparatado deducir que el tiempo invertido hasta alcanzar posiciones avanzadas y llegar a Zaragoza, tuvo que ser de varios años. No hay que olvidar tampoco que Caesaragusta no fue la única ciudad romana colonizada en Hispania, ya que hubo bastantes más, aunque no de esta importancia. Y eso, desde luego, requiere un tiempo prácticamente incalculable.
En consecuencia, puede afirmarse sin temor a equivocarnos, que la verdadera historia y antigüedad de Zaragoza, tiene más de dos mil quinientos años. (Por otras razones que iremos desvelando en los sucesivos capítulos)

¿Significa esto que Zaragoza comenzó su historia con la llegada de los romanos?

Monumento a César Augusto Rotundamente no.
Cierto es que como Ciudad, su fundación es romana. Y, concretamente, su fundador fue César Augusto; y de él surgió el primer nombre conocido: Caesaragusta.

Desde muchos siglos antes de la ocupación romana, Zaragoza estuvo habitada por numerosos asentamientos nómadas; Tribus viajeras.
No se conserva resto alguno de aquéllos asentamientos nómadas, aunque sí se han descubierto manipulaciones en el terreno que indican esta circunstancia; concretamente en la desembocadura del Río Huerva con el Ebro.

Aunque, todo esto lo iremos descubriendo en los sucesivos capítulos.

Antes de lanzarnos a la aventura de su Historia, creo interesante detenernos en un paréntesis para conocer su actualidad.

Zaragoza A lo largo de los siglos, Zaragoza ha alojado en sus entrañas nada menos que cuatro culturas o civilizaciones. De todas ellas quedan restos arqueológicos que hoy día aún van saliendo a la luz en diferentes excavaciones que se practican en el mismo corazón de la ciudad.

De estos hallazgos arqueológicos hablaremos más adelante. Ahora es momento de ver su actual rostro para así comprender cómo ha resurgido siempre desde sus comienzos.

Zaragoza muestra un gran contraste de edificios mezclados entre sí; edificaciones nuevas y modernas, se solapan con antiguas joyas de la arquitectura de diferente estampa. Esto indica ya con claridad que, Zaragoza entera es un museo vivo de su propia historia.

La ciudad está asentada en un enclave privilegiado. A orillas del río Ebro es donde, desde siempre, ha desarrollado sus actividades; tanto comerciales como urbanas.

Su situación geográfica es un importante eje que comunica con los principales centros económicos de la Península: (Madrid, Barcelona y zonas industriales del País Vasco).

Pero además de tal privilegiada situación, la misma Zaragoza es hoy un gran centro comercial e industrial de numerosas y variadas actividades.
Río Ebro El valle del Ebro, cuyo río es el más caudaloso de España, permite la conexión directa con el mar Mediterráneo (donde desemboca el río por el este de la Península) y, hacia el norte, accesos fáciles hasta el mar Cantábrico.

Zaragoza es además, la Capital de la Comunidad Autónoma de Aragón.
Como se ha dicho, cuenta con buenas infraestructuras comerciales e industriales, pero además, el sector Servicios es hoy por hoy, uno de los más importantes y significativos de España; concediendo al turismo un gran abanico de posibilidades.

El premio a tan larga trayectoria histórica de la ciudad, se le otorga para reconocimiento internacional convirtiendo a Zaragoza en la Sede Internacional de Exposiciones (EXPO-2008)

Importantes obras de infraestructura para este acontecimiento se llevaron a cabo. La propia contribución de Zaragoza para Expo-2008 se desenvolvió en torno a la problemática mundial, que es el agua. De este modo su nombre en la Expo-2008 se decidió como: Zaragoza, Ciudad del Agua. De ahí, el enclave escogido para la instalación de los distintos Edificios.

Ebro Bús Quizás este protagonismo sobre el agua, hizo que precisamente durante la celebración de la Expo, naciese un nuevo atractivo turístico, recreando la navegabilidad del río Ebro, en forma de barcazas bautizadas como Ebrobús y que actualmente realizan trayectos esporádicos, en los meses estivales, recorriendo las rutas fluviales comerciales, cuando en épocas anteriores era la principal vía de comunicación para estos cometidos.

Volviendo al tema de su privilegiada situación geográfica, cuenta con una gran infraestructura de comunicaciones con el resto de España, consistentes en Carreteras principales, Autopistas, Autovías, y líneas de ferrocarril en la que recientemente se introdujo el Tren de Alta Velocidad (AVE) que la comunica con Madrid y Barcelona.

Su aeropuerto es también eje de importante tráfico; tanto turístico como comercial.

   Subir    Siguiente
Copyright © José Javier Fernández Ariza - www.hobbyocio.com

www.hobbyocio.com